22 de marzo de 2013

ojos

Dos océanos de olas de sierra.
El silencio           es la mejor prédica.

Todo es noche.

El fluctuar de las góndolas rompe el asfalto,
surca un extraño sentimentalismo
Lo absurdo de la imaginación

necesita crear sus significados

Los mundos de azúcar terminaron con el XVIII

Dos nombres exangües
en el cristal empañado
de la noche.



No hay comentarios:

Publicar un comentario