21 de diciembre de 2012

Nuestra historia está gravada en paralelo,
como vías de tren que se unen donde callan los ojos.

Líneas de universo que se enmascaran
en la noche de escalpelo.
Átomos desarraigados del pasado,
sueños pretéritos en una encrucijada
que amenaza con subvertir el orden del tiempo,
llenarnos la distancia...

Podríamos aprender a olvidarnos recíprocamente,
pero un final en blanco y negro
reduce la dicotomía:

nosotros, tu y yo,
en el balcón desnudo de nuestros miedos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario