31 de diciembre de 2012

Supongo que besarnos bajo este cielo
de bombas, sería otra estúpida
pero deliciosa locura;
así que no me beses con miedo,
rómpeme los labios
y si hoy de una vez por todas morimos,
moriremos sin haber temido
ni un minuto 
a las bombas que nos caen encima.
Bésame sin decoro,
porque tarde o temprano seremos 
pasto del recuerdo:
un par de muertos que prefirieron
un beso
a morir enrolados 
en la culpa de una bandera. 



Te                                         Te
quiero                                   quiero
en                                         de 
cada                                      ti
uno                                        y
de                                         toda
tus                                         en
besos                                     ti
como si el anterior no tuviera fuga
                                             como
                                             en 
                                             las
                                             calas
                                             llenas
                                             de
                                             amor
                                             donde
                                             me
                                             has
                                            amado

22 de diciembre de 2012

Morir en la cuna del silencio,
cualquier día,
con las cadenas y los nudos
en la punta de los dedos.
Morir.
Tanto por morir de mí...
Todo de cada parte que me odio,
de cada retazo nebuloso.
Eso que jamás se refleja
en los espejos
donde cuelga la vida
que no has elegido morir.
Tanto por morir...
En la barbarie de lo humano,
en la justicia sin vendas;
morir la sonrisa
toda llena de mi felicidad.


21 de diciembre de 2012

Nuestra historia está gravada en paralelo,
como vías de tren que se unen donde callan los ojos.

Líneas de universo que se enmascaran
en la noche de escalpelo.
Átomos desarraigados del pasado,
sueños pretéritos en una encrucijada
que amenaza con subvertir el orden del tiempo,
llenarnos la distancia...

Podríamos aprender a olvidarnos recíprocamente,
pero un final en blanco y negro
reduce la dicotomía:

nosotros, tu y yo,
en el balcón desnudo de nuestros miedos.




19 de diciembre de 2012

En los ojos tengo el núcleo de la muerte,
un camino de sapos
y un cargador vacío que me apunta.
En mis ojos, el afilado estertor
del cuerpo
llena de sangre mis miedos.
Me aplacan infinitas derrotas,
estrellas de sangre,
el ansia irrevocable de morir en la celda
como cualquier otra madrugada.
Tan dentro de mí estás,
que como si fueras mío te pienso.
Y el odio
que me escupes, que me gritas,
ya no me arma ni de un inocuo coraje:
soy la rendición, el humillado
vencido por el tiempo y por sí mismo,
con las manos tan vacías
como siempre y con la muerte
en el núcleo de mis ojos.

4 de diciembre de 2012

En los alfileres de la madrugada
mi soledad monta
un palacio de tristeza indómita;
me asaltan cien ejércitos
todos sin ojos ni banderas.

Tú y yo, el baile de la muerte.

Sombras frágiles de retaguardia:
un futuro que huye por las venas abiertas,
y los labios que abandonan su rojo
por una vida de otoños
que crepitan tras las puertas.

Tú y yo, el aire de la muerte.

En los alfileres de la madrugada
aún sueña el prófugo
descolgarse de sus besos,
soñar en la intemperie desbocada,
evitarse otra temporada
en el infierno.

Tú y yo, la sombra de una fotografía.

3 de diciembre de 2012

Volveremos a vernos, quizás,
cuando la luna de tus ojos escriba
en mi sepulcro la dulzura
de tu ausencia febril.
Cuando se rompa la cola de la madrugada
y el silencio se cobije en las notas
mudas de nuestro amor.

Volveremos a vernos, quizás,
cuando alguna revolución haya fracasado
porque los besos solo son besos
y el eco de la muerte
asusta hasta a los gatos.
Cuando despierte de este ahogo
que llora sin mí.

Volveremos a vernos, mañana,
o en la inefable niebla de mi almohada;
donde recuerdo esos ayeres
que hoy se clavan en mis manos
como puñales de fuego.
Volveremos a vernos, quizás,
cuando ya no te diga nunca más
que te quiero.