19 de noviembre de 2012

Palestina

¿Fueron los fusiles o los hombres?
La muerte bajo el umbral cómplice,
la muerte en los ojos sin cuencas,
en la sangre que corre sin venas...
en el silencio de la noche de cristal.
¿Quienes hicieron de ti, muerto,
lágrima en el desierto, rabia inane?
El plomo también llora su desdicha,
en las fuentes del delirio colorado,
en la pulcritud sórdida sin huesos.
La muerte en ti, y en nosotros.
¿Fue acaso el gatillo o el silencio?
Muerte en el compás incierto
de sus graves corbatas crueles;
tanta muerte en esos rudos tanques
muerte en los despachos viejos.
¿Fue tu silencio o el gran misil,
vivo, quien trajo nuestra muerte?

No hay comentarios:

Publicar un comentario