11 de enero de 2012

Tres años

Desde la luna donde caen tus ojos azules
muerdo la realidad sin espada,
me araño otra vez las visiones,
pero no, somos tan reales
como todo el daño que nos hemos hecho.
Allá, donde el abismo
no es sino fuga del amor endémico;
hemos palpado lo ideal
y los cráteres del infinito,
hemos visto el fuego de las murallas
y aspiraciones sin urdir;
pero no, somos tan reales
como estos tres años que ya han muerto,

No hay comentarios:

Publicar un comentario