16 de enero de 2012

soneto pobre

Donde a la plata confunden con cobre
y no sueñan debajo de la almohada,
todos quieren ser todo, siendo nada,
pues así el destino te quiere, pobre.

Quien sepa del bien, de tal forma obre;
si buscan maldad -que está bien pagada-
van a encontrar lides y otras espadas
que bregan por amasar suyo el sobre.

Mías son las voces que rezan amor,
pues querer no retribuye en venganza.
Quisiera que todo fuera de todos,

aunque siempre incautos tientan el dolor,
que al futuro le prueban de hacer chanza
y acaban sumidos en sucios lodos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario