12 de noviembre de 2011

Le dije: «Quiero estar siempre contigo»
y me dijo: «No te creas que soy tuya»;
le dije: «Yo te quiero»
dijo: «No tanto»;
le dije lo bonito de sus ojos desarmados,
contestó: «¿Crees que estoy gorda, no?»
le dije cuánto de magia resplandecían sus besos,
dijo: «No te la chuparé hoy»;
le dije: «Me haces daño»
y dijo: «Esto es amor».
Mientras me iba, pensaba:
qué de sueños rotos tienen mis palabras
que callan lo que digo y dicen
lo que todo el mundo calla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario