27 de septiembre de 2011

los lunes en el estómago,
la penumbra de la ciudad en un bolsillo
y las mariposas en el destierro
de tus labios.
pero los mártires siguen sin un nombre
en las esquinas,
los dientes blancos de la madrugada
se clavan como tú,
en un horizonte de pestañas.
y la indiferencia no sabe leyendas,
no enciende llamas,
porque detrás de estos versos
todo sigue siendo tan real
como tú, que ya no estás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario