3 de agosto de 2011

crecimos

crecimos perdiendo juego tras vida;
y los sueños,
recalcitrantes como un pan duro,
nos urdieron las mentiras
de doble fondo.

rojos, como la sangre que
aún tenemos,
como la rabia que nunca huye.

salíamos siempre tarde
buscando un principio con lazo,
pero esas copas
ya ríen en otras vitrinas
sin reír su victoria,

sino la derrota, la nuestra.

crecimos con la muerte en la solapa
de nuestras camisas
rotas.

crecimos, pero aún
crecemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario