21 de agosto de 2011

aunque no lo creas, las calles siguen vacías;
solas, como la madrugada insidiosa
y azul en la que decidiste marcharte.
calles vacías donde sólo
se apean bombas silencio,
bombas corbata.

aunque no lo creas, la ciudad es un trámite,
porque la muerte se esconde
en la luz de las farolas

y yo aprendí a amar ahogando
los párpados
en el mediterráneo.

1 comentario: