3 de mayo de 2011

En el labio la voltereta...

En el labio la voltereta y
besos chernobyl,
después el himalaya queda
minucia.
Frágil como el blanco
de la noche, amar es odiarse
sin receta médica.
Volver y hablar en la Luna y
decir molino,
luego en el lance morir
tocando las nubes y aún
sin caer,
por fin cuerdo.
Es amor de guerra fría,
de llegar al orgasmo
como al paredón,
de odiarse a piedra, papel o
tijera si no puedes
masticar nunca ya,
el color de
los ojos.
En la cama la leyenda hipógrifa y
el dédalo neumático
de rosas ebrias,
la autopista de la derrota y
las mil páginas
descreídas.
¿No es el amor
una forma cualquiera
de destruirse?

No hay comentarios:

Publicar un comentario