4 de mayo de 2011

culpa

Tengo una culpa blanca,
una culpa Europa
bajo la piel insomne y cuchillo;
tengo una culpa cuerda
que me anuda las venas
sin azul y amordaza
el pavor de mis latidos;
tengo la culpa acíbar
en el paladar y
los sueños hendidos de
tanta culpa;
tengo la culpa Dostoievski
cuello abajo y
las vocales entrecortadas
por la culpa...
La mirada réprobo,
la culpa que no se descuelga
de las pestañas y
la llamada que nunca
llega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario