4 de abril de 2011

Paso atrás

A veces podría volver a ser
el de antes:
afilarme los contornos
frente al espejo y
sonreírme mientras mi teoría
egocéntrica verifica
lo que siempre
había creído:
estoy hecho para el mundo
y él para mí.
A veces, pienso que
esa felicidad absurda
al fin y al cabo,
es felicidad entre
algodones y aislada,
pero menos camilla de hospital,
y me imagino cómo sería
volver a ser tú, vosotros...
y no sé qué es lo
que me falta para volar
por los aires con
una sonrisa de tiburón...
¿será esto por lo que
os odio tanto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario