14 de abril de 2011

Después de caer

Sólo quiero que en la caída
nadie me espere y
que el silencio entre
la muralla y los kilómetros
sean la sentencia.
Sólo quiero que la caída
no avise; un apagón,
un cielo sin purpurina,
destruir mayo y
enredarme en la garganta
jeroglífica de enero.
Sólo quiero perseguir
la sombra del ocho para
ponerlo al revés y recordar
el infinito.
Después de la caída:
Duke Ellington y nada,
Pero antes de caer,
tus besos rascacielos.

1 comentario: