28 de marzo de 2011

¿Acaso fueron de amor tus balas
para que me hiriesen tanto tus palabras,
para que tú, que sacas sangre
hasta del viento,
te llevases, con todos tus nidos,
el mundo en la maleta?
¿Acaso sabes qué es perder o
cómo se limpia el amanecer
de todas las osadías de la noche?
¿Sabes cómo caen los que
sólo te sueñan con un ojo,
las noches de estrellas en crisis
las conoces?
Tú y tu mirada de azúcar y mar:
cocktail de las doscientas mil
vueltas mal contadas,
¿sabéis lo de vuestros besos y
la delación de crímenes de bandera?
¿sabéis lo de vuestro azul y
la guerra que nace en vuestro nombre?
Tú que llenas estadios y
te vistes con fuego inerme,
¿sabes que el espejo me apuntó
con un dedo y me giré
y no estabas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario