3 de marzo de 2011

Todo

La verdad me sabe a sí y
creo saber de la suerte cuando
mi lengua escala sintagmas,
pule tornados y dice sí
sobre tus pezones de arrebol.
El mundo es menos quiebra y
quiere ser acrobacia y
quiere ser caballo y arpa,
si me electrocuto con los
voltios azules y el inextricable
caer de nuestros orgasmos,
si me desheredo los recuerdos
de vinilo y caricia fría.
La Luna se hace menos marea,
menos autista, más sicalíptca;
la Luna me guiña el ojo,
me liba las pestañas y
entre el humo dice Big Bang:
me fustigo las palabras,
todo cuelga de la misma soga y
sigo mirándote hasta que
duela tu belleza de libélula

No hay comentarios:

Publicar un comentario