10 de marzo de 2011

10

Perderé el telescopio y
las órbitas, la traslación y
los juegos de azar.
Perderé el corazón de la reina y
el naipe será silencio,
el cetro de rey también y
la jugada será
vuelo raso de banca rota.
Perderé los agujeros
del bolsillo y mucho más
que perderé y más me quitarán.
Perderé el sabor de las
fresas y será todo
tan inexpugnable que
perderán los cautos aun.
Perderé los nervios,
como siempre y seré
el perdedor ilustre, como siempre.
Perderé la memoria
con cicatrices en los ojos.
Y de saberme tan perdedor,
la sensación no deja
de inquitarme, porque
aunque mucho pierda, y lo que queda...
tus labios, como siempre,
son otra victoria.

2 comentarios:

  1. Hola, Genís, te vi como seguidor de un blog amigo y decidí visitarte, me pareció muy bueno tu espacio, así que voy a quedarme por aquí como seguidor.
    Si tienes ganas, te invito a pasar por el mío.
    Un saludo desde Argentina.
    Humberto.

    www.humbertodib.blogspot.com

    ResponderEliminar