17 de febrero de 2011

Buscaba...

ahorcándole la tuerca al
tango de medio vestido,
en el engaño del prestidigitador,
siendo plata de Luna que
entona el silencio a ratos y
tras la sombra del caballo.
También en el beso de telón;
buscándole las alas al
domingo de vieja cerradura y
en la mueca de una carta
que no descansa en mi boca...
después de morder la
sutileza, en el recuerdo de
su cuello sin paréntesis;
en la esquina de libélula y
en el dédalo de búfalo.
Buscándome sin encontrarla
me muerdo las retinas.
Porque se ha ido, eléctrica,
como se va otro Febrero.

1 comentario:

  1. esa es nuestra torpeza,
    siempre el ojo puesto en lo efímero
    se nos pasan desapercibidos los instantes

    ResponderEliminar