19 de febrero de 2011

en la ciudad

En la ciudad de las naranjas y
los volantes de siquiátrico.
En la ciudad que se maquilla
por las esquinas y se deja
caer el atardecer en el pelo.
En la ciudad que se mira de lejos,
la hecatombe ruge un requiem y
desvisten sus persianas los
rijosos escaparates con ínfula.
En la ciudad de las medias rotas
y el pintalabios de semáforo,
busco en cada boca, en cada
ventana macilenta, un suspiro,
un amanecer de Sol intruso
que me aspire entre tu pelo
de almívar y fruta fresca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario