20 de enero de 2011

Tú estás tan allí

Tú estás tan allí, y yo tan aquí
que ensamblarse sólo es un espejismo
hecho de sueños imbricados,
de patas cojas y maderas náufragas.
Todo lo que a ti sabe, todo,
se me aparece como un imposible
donde no hay papel para mí;
una cima que, subrepticia, se transforma
en volcán y caigo en mi fracaso
arrastrando los dientes en el asfalto
rechinando una melodía de rancho.
Y tu cuerpo no es sino el delirante
despertar de un sueño sin arnés
que me expulsa de la sábana amniótica
al desdén recoleto de la nostalgia.

2 comentarios:

  1. sábana vs nostalgia...me gusta!:P

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario.
    Me alegro de que te guste almenos a ti, ya que yo tengo serias dudas hacia este ¿poema?

    ResponderEliminar