21 de enero de 2011

Me he rendido

Dime qué quieres de mí,
qué satélite quieres de lápida,
en qué huracán prefieres cenar hoy.
Dímelo lento y que sepa
tu discurso a ácido.
Si es que quieres las grapas
que me sostienen, dime,
si es que en la tragedia
has visto en un dardo flamígero
y quieres usarme de diana:
hazlo, pero con puntería de manzana.
Dime si es que soy tan perfecto
que en mí te sientes cómoda,
o si estos tragos desperdiciados
ya venían desde otro cuerpo.
Pero dímelo tan despacio
que pueda retozar en cada sílaba,
como se hace en una tortura.
Dime uno a uno, con sigilo
de avión y cielo resquebrajado
tus designios y átame...
no tengas remordimientos
porque yo ya me he rendido.

1 comentario:

  1. y que sepa
    tu discurso a ácido.


    Al mezclar ácido sulfúrico con agua aumenta la temperatura. No es broma.

    ResponderEliminar