28 de enero de 2011

El juego

Inventa un juego sucio
-las musas han abdicado-
que trate del placer en el Edén,
que nos comamos todo lo no prohibido.
Poesía en el tango muerto;
en la copa, en el vino;
poesía de mariposas encarceladas.
No todo el monte es orgasmo,
el eco nos diluye,
nos convierte en búho de seguridad,
en barco de vieja mar,
en rocío de paladar verde.
Inventa un juego sin kilómetros;
la sangre suena:
te encuentro cuando acaba la partida
y hemos ganado.

1 comentario:

  1. Un juego sin kilómetros donde la sangre suena...Mmmmm y suena francamente bien.

    Un placer de lectura.

    Marian

    ResponderEliminar