25 de enero de 2011

Deseo I

Sólo es una pamema
bastante absurda,
pero antes de rendirme
y concluir el día;
cuando el silencio
de toda la ciudad
queda encerrado entre
las costuras llenas
de cuatro paredes
que evocan el mar
y su brisa bucólica,
cuando atraco a la luz
y robo su condición,
emparentando amigos:
silencio y oscuridad.
Me gustaría ver
como danzan alegres
los lánguidos créditos
y que me hicieran pensar
en todo lo que aún
no he vuelto a perder.

1 comentario:

  1. Todo lo que aún no he vuelto a perder. Es sonoro y paradójico. Me hace preguntarme: Una vez has perdido algo, ¿puedes volver a perderlo sin antes recuperarlo?.

    ResponderEliminar