7 de diciembre de 2010

Olvidé las simetrías...

Olvidé las simetrías
y los sabores hipocondríacos
bajo lluvia de rayos,
sobre el mar tigre, a rayas;
ahora, tullidos, descansan
los besos, exhaustos, tuyos y míos,
en el lecho de lápida,
donde la soledad abre grietas
y pasean con rifles
por la cuerda  floja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario