29 de diciembre de 2010

El acróbata

El acróbata está en la calle
empuñando dos recortadas sin temblar;
corbatas ondean por el pánico
cuando el cristal es anodino y frío.

Los ojos ensartados en el pecho,
la altura aguanta impertérrita...

...y un envoltorio de regalo
traza una diagonal perfecta, impoluta,
rompiendo la sábana del tiempo.

El acróbata está en la calle,
y el loco, y el mago, y él... también;
todos somos un poco de cada uno,
blandiendo cimitarras y dientes escualos,
para eximirle todo el sabor a la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario