19 de noviembre de 2010

Vestigio

1
A punto de abrirse las puertas
del mañana en sus ojos.

Las telarañas abrazan la noche
mientras se oye de fondo un palpitar
que surca en mis sábanas vacías.

2
Se derriten en la cruz
de los sueños que reverberan,
los naufragios y mástiles que nos separan.

3
Esbozos polvorientos acarician
los suelos de mi mente,
y su cuerpo llora en páginas
y lágrimas de perlas.

4
La nada es basura.
El amor es espejo del alma.

5
En un torbellino desorientado,
sin color ni oleaje
armo las pupilas y me afilo los colmillos
para mirarte y rasgar
las esquinas de tu silueta.

6
Cayendo en espiral dilatada,
la noche en un agujero negro en deliquio.
Desdeño, vagabundeando, de la fortuna

2 comentarios:

  1. interesante lo que he leído.
    Te atreves con los sonetos, cosa que parece estar en peligro de extinción.
    Vendré cada vez que pueda.

    Un saludo.

    Gio.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por haber estado aquí. Para mí será un honor tenerle aquí cuando pueda y/o quiera.
    Sonetos tengo bastantes, ya iré colgando algunos.
    Le espero por aquí.

    Un abrazo
    Genís

    ResponderEliminar