22 de noviembre de 2010

Soneto solo

Solo, sólo en esta ciudad minada
de nostalgia que evoca sueños rotos,
solo, regento cábalas de locos
si huyen luciérnagas de tu mirada.

Sólo en la dádiva de boca de hada,
tu boca, nace el fulgor donde broto.
Solo en la polis, mustio e ignoto
desdeño de mi soledad clavada.

Sólo siendo una treta en el destino,
solo, sin ambrosía, con simpleza,
baño mis besos. Tu beso divino,

se esconde abstracto entre la maleza,
las hojas, las lunas. Y en pergamino
escribo lo que mi soledad reza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario