30 de noviembre de 2010

El valor de la camiseta.

Después del circo y el pan,
cuando baja la marea
y relucen a la vista los colmillos y los elefantes,
tras la hecatombe borreguil masiva,
los baños de gritos
y después de apagar el fuego del dragón blanco.
Reflexiono.
En el campo ni blanco ni negro.
Sólo una camiseta, un escudo, una condena.
Más cerca ando de encontrar la pócima
de la eterna juventud
que hallar la causa del por qué tantas diferencias
por la etnia de la camiseta.
Del limbo eufórico a la histeria,
del abrazo a la repulsión ingrata.
¿Acaso es un sentimiento paróxico,
o un viaje paradójico entre el dolor y el placer?
Yo no me enfundo en colores,
no me arropo ni desangro por banderas...
veo en blanco y negro
como las películas de hace muchos egos y noticias.
Así que, al término de los 90 minutos
más codiciados del año,
los que se han llevado más ojos y más palabras,
los de "lo olvido todo", los de la lágrima;
los de pararse cinco veces el corazón en cada capital,
después de adivinos, conjeturas, bolas de cristal
y colas de ratas diseccionadas,
sólo quedan las alegrías y las penas en las colillas,
debajo de las mesas, pisadas,
y se baja el telón: medio mundo ya es más feliz.

1 comentario:

  1. ...un dia
    amanece
    crece y
    se va
    en pleno
    sol al
    con la bajada
    del telón
    es la vida
    misma...


    saludos GENIS
    ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION


    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...


    AFECTUOSAMENTE


    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar